Nos encontramos ante una situación sin precedentes. En la actualidad, nuestra factura de la luz se encuentra a unos máximos históricos. Es por esto que, debemos ahorrar en todo lo que podamos, sobre todo en aquellas cosas que no controlamos directamente y de las que nos gustaría saber más.

Debemos tener en cuenta que los ordenadores, pueden gastar más energía de la que necesitan para su uso. Controlar el gasto de luz que producen los ordenadores y equipos informáticos en general, es algo que nos vendrá bien para ver cómo la factura de la luz se reduce un poco.

Es bueno informarse

En términos generales, cuando buscamos adquirir un PC lo primero en lo que nos fijamos es en la potencia, tarjeta gráfica, espacio de almacenamiento y otros factores similares. Los tiempos han cambiado, y ahora también tenemos que fijarnos en la configuración de la que dispone cara al consumo energético.

El gasto de luz que nos da un equipo que no está bien afinado es más elevado elevado que uno optimizado. Dicho esto, comienza a no ser tan necesario comprar el ordenador de mayor potencia, sino el que más se ajuste en las necesidades que tengamos, aunque con un margen para que en el futuro este equipo no se nos quede corto. Hay que entender que el ordenador más potente, gastará más energía que un equipo más moderado en todos los aspectos.

 

Portátil o equipo de sobremesa

Así mismo, hay que valorar la diferencia de consumo energético entre un ordenador de sobremesa y un portátil. Estos últimos han sido revisados en tiempos recientes a nivel de fabricación y se caracterizan por ser muy coherentes con lo vinculado con el consumo de energía. Lo que se consigue de esta forma es que resulten mucho más eficientes en el uso energético, por lo que sumado a sus características innatas de portabilidad, pueden ayudar para que algunos usuarios se decanten por ellos en el entorno del hogar en lugar de la utilización de un equipo de sobremesa más tradicional.

Los accesorios conectados a un ordenador pueden llegar a ser numerosos si nos lo planteamos. Además de lo imprescindible, como el ratón y el teclado, podemos tener los altavoces, una impresora, un escáner, un fax, un mando tipo consola, un ventilador y muchos otros dispositivos que se tienden a conectar al equipo. La costumbre más generalista es de dejar todos los accesorios conectados, tanto cuando los estamos usando como cuando no lo hacemos. Lo vemos como algo natural y no le damos demasiado vueltas, pero es algo que deberíamos controlar para que no se produzca consumo energético por parte de estos accesorios, dado que lo pueden hacer incluso si no están siendo utilizados.

 

Tomárselo en serio

El abuso de la potencia del ordenador es, por otro lado, un motivo habitual en el crecimiento de la factura de la luz que nos llegará. Si tenemos un equipo informático con la más alta potencia, especialmente con una tarjeta gráfica de gran rendimiento, y lo usamos de forma constante, manteniendo a la tarjeta en uso pleno sin parar, veremos que esto resulta contraproducente para el consumo de energía. Es algo que debemos tener en cuenta para intentar reducir los gastos al máximo si es realmente lo que estamos intentando conseguir.

Al mismo tiempo, si de verdad queremos controlar el consumo energético que realizamos en el hogar, es muy recomendable hacer uso de un dispositivo que se ocupe de proporcionarnos esta información. 

Y como siempre en Ibertrónica.es contamos con una amplia variedad de PC portátiles con la mejor calidad y eficiencia energética ¡Visítanos!

 

Redactor: Juan Manzano Ulmeher.

Actualizado por: José A. Hernández.

Comprar Online