Como montar un pcCómo montar un PC

En esta guía vamos a ayudarte a saber mucho más sobre tu ordenador, desde los componentes que forman parte de él, a cómo montar un PC partiendo de cero. El esfuerzo necesario es mínimo, y las herramientas se reducen a un simple destornillador.

Por mucho que insistan algunos, lo que hay dentro de tu ordenador no es un chino haciendo cuentas. Otra cosa es que sus circuitos, cables y todas sus piezas tengan para ti el mismo significado que la escritura del lejano oriente.

Cómo montar un ordenador

Tal vez pienses que para qué vas a montar un PC, si puedes comprarlo ya ensamblado por un precio muy competitivo. Es cierto que el ahorro económico entre comprar una configuración cerrada, y adquirir tus propios componentes, es muy limitado, o incluso nulo, pero montar tu propio PC te permite elegir los componentes para cubrir exactamente tus necesidades. Además si conoces tu equipo por centro, podrás añadirle componentes cuando quieras o actualizarlos a medida sea necesario, en lugar de comprar un ordenador completo.

En cada parte de esta guía vamos a hablarte de unos componentes en concreto, y te mostraremos cuáles son sus principales características y en qué debes fijarte a la hora de comprar los tuyos. Además, te enseñaremos,paso a paso, cómo se instalan, con sus pequeños secretos y trucos. Por último, con el equipo ya montado al completo, te mostraremos cómo configurarlo y cómo instalarle el sistema operativo. ¡Manos a la obra!

¡Importante! Antes de ponerte a montar un PC recuerda:

Como montar un PC reglas

Cómo montar un PC: El cuerpo

Una vez tengas esto claro, pasamos a las partes que forman un PC. La caja y la fuente son los cimientos sobre los que se construye el PC. El primer elemento presta el soporte físico para la instalación del resto de componentes, mientras que el segundo es el responsable de proporcionarles la energía necesaria para su funcionamiento.

La caja

Las cajas más usadas son de tipo ATX, lo cual significa que cumplen con un estándar en cuanto a la ubicación de los componentes, como las perforaciones para fijar la placa base o la disposición de las ranuras posteriores.

Existen varios tamaños (o Factor de Forma) y dependiendo de esto, tendrán más o menos bahías, que es dónde aprovecharemos para colocar componentes como discos duros, lectores Blu-Ray, etc:

  • Caja EATX:  Diminutivo de Extended ATX, son las más grandes, no las suele utilizar todo el mundo ya que su gran tamaño hace difícil su ubicación y son más caras que las ATX.  Pero si cuentas con espacio de sobra, no son una mala opción ya que el espacio te permite colocar más cosas y manejarlo todo con más soltura. Estás cajas tienen hasta 13 bahías en su interior.
  • Caja ATX: Como hemos dicho antes, es el estándar y es la que más estamos acostumbrados a ver y la que te recomendamos que elijas si no quieres muchas complicaciones para empezar. Además cuentas con una gran gama de productos con mucha variedad de precios. En su interior podemos encontrar hasta 10 bahías.
  • Caja micro-ATX: Una versión más pequeña de la ATX. No es muy habitual verlas y si buscamos montar un ordenador potente puede darnos problemas de espacio por la gráfica o la propia refrigeración de los componentes. Estas cajas cuentan con un máximo de 6 bahías. 
  • Caja mini-ATX: La más pequeña dentro de los estándares. Sólo te la recomendamos si realmente tienes muchos problemas de espacio o buscas montarte un PC portátil que puedas desplazar de un lado a otro sin ningún tipo de problemas. En esta pequeñaja caben hasta 3 bahías.

Las cajas pueden estar fabricadas aluminio e incluso de cristal templado, para poder admirar todos tus componentes en todo su esplendor. También pueden tener puertas laterales para que sea más fácil acceder a los componentes para poder limpiarlos o manipularlos.

Para elegir la caja que mejor se adapte a ti, lo mejor es que leas opiniones sobre la misma y que escojas una que tanto su diseño como su precio se adapten a tu presupuesto.

como montar un pc carcasas

La fuente de alimentación

La fuente es una de las partes más importantes de nuestro PC, ya que es la que suministra electricidad al resto de los componentes. Es importante que sepas cuanta energía necesitan tus componentes para que siempre tengan potencia suficiente, cuanta más potencia tengan tus componentes más consumiran. También debes tener en cuenta el tamaño, el más común es el ATX, pero tenlo en cuenta si has elegido otro tipo de caja.

También debes saber que existen dos tipos de fuentes de alimentación, modulares y no modulares. Las no modulares vienen con un número predefinido de cables que no se pueden soltar de la fuente, mientras que los cables de las modulares se pueden quitar y poner lo que te permite poner sólo los que necesites. Las fuentes modulares suelen ser un poco más caras, pero merece la pena ya que facilitan la gestión de cables muchísimo.

Por último, debes tener en cuenta los distintos tipos de certificación de eficiencia energética que existen. Si quieres saber más sobre este tema, puedes ver este artículo que hemos preparado para ti, con más información sobre el tema.

Aunque hace muchos años era habitual que todos los chasis para PC incluyeran de serie una fuente de alimentación, la tendencia actual es que ambos productos se vendan por separado. De esa forma se puede elegir de manera más adecuada la fuente necesaria para proporcionar energía a cada configuración.Una vez que tengas ambos componentes, puedes empezar así:

  1. Desembala el chasis ATX y observa su parte posterior: Por lo general en ella se encuentran los tornillos que mantienen  cerrados los paneles laterales. Para saber cuáles debes quitar, no tienes más que observar hacia qué lado quedan las conexiones la placa base. El panel que te dará acceso al interior de la caja es el ubicado en el extremo contrario.
  2. Retira los tornillos que bloquean el panel: Muchas de las cajas actuales incorporan unos tornillos que, por su diseño, puedes retirar directamente con la mano. Si no es así, tendrás que emplear un destornillador para hacerlo.Montar un PC tornillos caja
  3. Desliza el panel lateral hacia la parte posterior: Una vez lo hayas desplazado alrededor de un centímetro y ya podrás extraerlo con facilidad tirando de él. Guárdalo, ya que no lo necesitarás hasta terminar de montar el equipo.
  4. Los fabricantes suelen incluir en el interior de sus chasis una caja con todos los accesorios de montaje. Extraela y separa todas las piezas. Entre ellas se encuentran los tornillos para fijar componentes, los soportes de anclaje de la placa base, las guías de montaje de unidades ópticas y/o discos duros y otros accesorios adicionales, como los anillos de ferrita para instalar en los cables de conexiones de la caja, y así reducir las interferencias electromagnéticas, y bridas o accesorios para la fijación de cables en el interior de la caja.Monta tu ordenador fácilmente
  5. Presta especial atención a los tornillos: Verás que hay dos métricos diferentes, es decir, dos tipos de roscas muy distintas .Debes tener esto muy presente al instalar cualquier componente, ya que si utilizas el tornillo inadecuado puedes estropear tanto el tornillo como su emplazamiento, de forma que después no sea posible colocar ningún otro.
  6. A continuación introduce la fuente de alimentación en la caja prestando atención a su orientación. Una vez que la coloques en su emplazamiento, empújala hasta el fondo y sujétala mientras colocas los cuatro tornillos que sirven para fijarla. En esta ocasión debes emplear el tipo de tornillo que tiene la rosca más gruesa.montar un ordenador gaming

Para calcular la potencia de la fuente de alimentación que necesitas, puedes pasarte por esta web y usar su calculadora de potencia. Te recomendamos que siempre cojas unos 75w de más, para evitarte disgustos. En estos casos, mejor que sobre a que falte.

Cómo montar un PC: El cerebro

La potencia de un equipo queda definida por un buen número de factores, pero entre ellos, los más importantes, son la placa base y  el microprocesador empleados. Ambos componentes están muy relacionados, ya que uno es prácticamente la extensión del otro.El microprocesador es el cerebro del equipo, el encargado de realizar la mayoría de cálculos necesarios, mientras que la placa podría asemejarse al sistema nervioso, que conecta el cerebro con el resto de componentes.Dada esta estrecha relación, ambos componentes deben ser compatibles entre sí, por lo que debes fijarte en este detalle al comprarlos.

La placa base

La primera subdivisión que se establece entre las placas base viene impuesta por el socket que utilizan, es decir, el zócalo en el cual se instala el procesador. Los sockets más habituales en la actualidad son los 1151 y 1150 para los procesadores Intel y los AM3+ y FM2+ empleados por los procesadores de AMD.

Pero, ojo, este año tanto Intel como AMD han presentado sus nuevos procesadores Ryzen y la serie X de Intel y ha aparecido dos nuevos sockets en escena el 2066 de Intel y el AM4 de AMD, por lo que si no quieres que tu PC se desactualice demasiado pronto y si cuenta con el presupuesto necesario (Son bastante caros debido a la novedad) quizás sea buena idea mirar uno de estos zócalos.

También debes tener en cuenta qué memoria RAM soporta la placa y de cuántos bancos dispone para montarla. Lo más habitual hoy día es la memoria DDR4, pero también se sigue viendo memoria DDR3, que resulta más barata.

La placa base puede ser el mayor límite a la hora de actualizar un equipo, por lo que al elegirla debes fijarte en la cantidad de ranuras de expansión con las que cuenta. En estas ranuras pueden instalarse tarjetas de expansión que realicen diferentes  labores.Lo más habitual en la actualidad es contar con, al menos, una ranura PCIExpress de 16x. Este tipo de conexión es el que usan las tarjetas gráficas.

También hay otro tipo de ranura PCI-Express de menor velocidad (4x u 8x),en la que pueden conectarse otros dispositivos, interfaces wifi, etc. En la actualidad, ha aparecido un nuevo tipo de ranura, la M.2. especialmente diseñada para SSD con ese formato, estos aprovechan mucho el espacio dado su pequeño tamaño y además es lo más rápido que existe en la actualidad cuando hablamos de discos duros.

La conexión de los dispositivos de almacenamiento, como discos duros o lectores de Blu-Ray se realiza a través de puertos SATA, un estándar ya bien asentado y que desbancó por completo al ya olvidado IDE.

El número de dispositivos que puede integrar una placa base es muy amplio: tarjetas de sonido, interfaces de red, controladoras firewire, puertos USB, etc. Elige la placa que incluya aquellos que necesites, atendiendo también al chipset de la misma.

El procesador (CPU)

En este componente, la relación precio-potencia es muy lineal, casi todo dependerá del presupuesto con el que cuentes. Los factores más importantes que diferencian unos procesadores de otros son el número de núcleos que tengan, la memoria caché que integren y la velocidad a la que trabajan. Cuanto más estés dispuesto a gastar, mayor potencia tendrás.
En la sección de procesadores de nuestro catálogo puedes encontrar todo tipo de CPUs, clasificados por su rendimiento.

La instalación del procesador es una tarea que te recomendamos hacer antes de montar la placa base en el chasis. De esa forma te será más fácil trabajar sobre los componentes y asegurarte de la correcta instalación del micro.

Cómo instalar el procesador en la placa base.

Hay una gran cantidad de procesadores AMD e Intel en el mercado actualmente, desde los i3, i5, i7 o i9 de Intel a los A8, A10, FX o Ryzen de AMD. Hay muchos más, pero su instalación se efectúa de la misma forma:

  1. Localiza el zócalo en la placa base y levanta el brazo de fijación que tiene en un lateral. Llévalo hasta el final de su recorrido para dejar el zócalo abierto.
  2. A continuación fíjate en las esquinas del microprocesador, podrás observar que una de ellas está marcada, tanto en su parte superior como en la inferior.
    Esta esquina es precisamente la que te indica la posición en la que debe quedar. El zócalo también tiene una marca igual.
  3. Con el brazo del zócalo hacia arriba coloca el micro, asegurándote de alinearlo bien y de que haya entrado hasta el fondo.Al mismo tiempo que aplicas presión con un dedo sobre él desplaza el brazo hasta bloquearlo al final de su recorrido.

La parte en la que difieren AMD e Intel es en el adaptador para el disipador, al ser el socket distinto, pero también se montan de manera muy similar, por lo que no deberías tener problemas.

Una vez hayas completado los pasos anteriores, llega el momento de instalar en la caja el cerebro del sistema: la placa base con el procesador.

Como montar la placa base de tu PC

Es una tarea bastante simple, que podrás llevar a cabo de la siguiente manera:

  1. El formato ATX tiene diferentes variantes en cuanto a su tamaño. De esa forma pueden encontrarse en el mercado placas base micro-ATX, mini-ATX, ATX, etc. Una caja de formato ATX estándar permite la instalación de cualquiera de estas variantes. Para ello, la base metálica sobre la que se fija la placa cuenta con una serie de perforaciones para todos los formatos.
  2. Como has podido ver con anterioridad, entre los accesorios de instalación incluidos con la caja se encuentran unos separadores. Coge tu placa base y observa cuántas perforaciones tiene. Sitúala sobre la superficie de la caja y marca con un rotulador qué agujeros son los que emplea.
  3. Enrosca un separador en cada uno de los agujeros que emplee tu placa Puedes colocarlos todos a mano y después apretarlos con un alicate de punta plana o una llave de tubo de la medida adecuada, aunque no es necesario que los aprietes mucho.
  4. En la parte trasera de la placa base se encuentran todos los conectores que quedan a la vista en el panel posterior del PC. Cada placa tiene unos puertos concretos y una disposición de los mismos. Por eso el embellecedor estándar que traen las cajas se puede sustituir por el incluido con la placa base por su fabricante.
  5. Antes de nada, asegúrate de que el embellecedor incluido con la placa tiene  todas las perforaciones necesarias. A veces el fabricante crea una estándar para sus modelos y es necesario eliminar algunas ventanas.
  6. Extrae el embellecedor original de la caja, en caso de que venga con él instalado y no sea compatible con tu placa. Lo más habitual es que el embellecedor entre a presión presión, por lo que deberás ejercer presión en esta zona. A continuación, coloca en el mismo lugar de la caja el específico de tu placa base.
  7. Por último, inserta la placa en el interior de la caja y coloca tantos tornillos como perforaciones tenga la placa En esta ocasión el tornillo que debes emplear es el que tiene la rosca más fina. Ten en cuenta que si no colocas correctamente todos los  separadores y después atornillas la placa, puedes ocasionar problemas.Si instalas separadores donde la placa no tenga perforación, puedes originar un cortocircuito. Si, por el contrario, no instalas tantos separadores como agujeros, la placa no quedará correctamente apoyada y, al aplicar presión para insertar algún  componente, como una memoria o una tarjeta PCI, podría partirse.

Esta guía está en proceso de actualización, en menos de lo que esperas la tendremos completa y funcional, la guía continua en el siguiente artículo:

https://www.ibertronica.es/blog/tutoriales/monta-tu-pc-2/